66 niños sobrevivieron pero se les dejó morir